Cadena de Valor Frijoles

El fríjol es un alimento que forma parte de la dieta básica de los nicaragüenses, particularmente de la población más pobre, llegando a constituir la principal fuente de la proteína vegetal de este segmento. El consumo aparente de este grano es de 35 libras per cápita al año, siendo mayor en las áreas rurales que en las urbanas (31 a 40 libras per cápita respectivamente); así mismo en los últimos 5 años el fríjol a experimentado una creciente demanda en los mercados internaciones, por lo que se ha convertido en un rubro de importancia para las exportaciones Nicaragüenses.

La producción de fríjol en Nicaragua se caracteriza por ser una actividad de pequeños productores en diferentes zonas del país. El grano se ha cultivado históricamente en función de la dieta alimenticia básica del nicaragüense, constituida por maíz, fríjol y arroz. Otros países centroamericanos también son consumidores de fríjol, particularmente los vecinos: El Salvador y Costa Rica. En la medida en que la actividad agrícola en estos países ha disminuido, la necesidad de importar frijoles ha ido en aumento; de ahí la importancia reciente del producto en las exportaciones de Nicaragua.

En Nicaragua se han identificado diversos actores que están involucrados en los diferentes eslabones de la cadena de fríjol. Con un Plan de Competitividad se pretende definir una estrategia de conversión de la cadena productiva a cadena de valor, que establezca las prioridades y defina acciones a corto, mediano y largo plazo, involucrando a los distintos actores.