En estos tiempos de mucho dolor, incertidumbre y a la vez esperanza es importante contar con esa “Otra Mano Amiga”. Aldea Global y Fundación Aldea son esas “primas hermanas inseparables y tomadas de la mano en la búsqueda de soluciones y mejoras para un futuro mejor de las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y mujeres.

A inicio de mayo de 2018 se realizó la Asamblea General con delegadas y delegados de la Fundación. Después de un año de trabajo es importante reconocer todo el apoyo que el equipo de Fundación hace en asistencias técnicas, capacitación, formulación y ejecución de proyectos sociales de salud, educación, seguridad alimentaria, agua y saneamiento a través de los programas: Mi Hogar Feliz, Mi Comunidad Empoderada, Mi Finca Competitiva, Mi Montaña Resiliente y Mi Tecnología.

Aunque el país cambió en 360 grados después del 19 de abril la Fundación continúa avanzando con los proyectos con nuevas estrategias para alcanzar los objetivos y apoyar a nuestras familias rurales en la promoción de los sistemas SAF-Café en campo en el que se tienen como meta 568 manzanas, la entrega de unas 4,500 mochilas con útiles escolares para las niñas y niños de las comunidades, la donación de unos 100 filtrones de agua a delegados, delegadas y escuelas en las comunidades donde viven bastantes asociadas y asociados de Aldeas, también se imprimieron unos 2 mil ejemplares del Manual Aldea Cert utilizados en las capacitaciones con los promotores y productores y productoras.

Desde la Fundación se tienen muchos retos se continua en la gestión de proyectos, la firma de memorandum de entendimiento para los proyectos que beneficien a nuestras asociados y asociadas en las comunidades rurales. Si bien no es posible brindar cobertura a todas las necesidades pero vamos construyendo juntas y juntos para “mejorar la calidad de vida a través de familias con salud, educación; fincas competitivas y resilientes; en comunidades rurales empoderadas –en Armonía con Dios”.